Reseñas y opiniones

DE "LA PERFECCIÓN DEL SILENCIO" HAN DICHO...

**********

“¡¡Qué buenísimo es!! Lo compramos en Sant Jordi y lo devoramos en 24 horas. ¡¡MAGNÍFICO!! ¡La Cereria de l'Eixample lo recomienda como lectura obligatoria!".




**********



“Leí la novela y me encantó, de principio a fin. ¡La recomiendo!”.
Eva




**********

“Estoy devorando el libro”.
Laetitia





**********

“Me ha conmovido la profundidad de los sentimientos, sus idas y venidas, la veracidad de los personajes, tu sentido del humor que impregna todo lo que escribes, el erotismo, la tensión de la catástrofe que se huele…”
Mila




**********

“Solo puedo decir que me encanta, que desde la primera a la última página he estado enganchada, además que me he sentido identificada en algunas partes, os lo recomiendo sin lugar a dudas”.
Laura




**********

“Me mantiene atrapada en la historia prácticamente desde la primera página. Los personajes principales tienen una fuerza tremenda y la historia de amor es muy, muy intensa”.
Marga





**********

“Ingenio, suspenso, amor, entretenido y muy bueno”.
Fernanda




**********

“En dos días lo he fulminado. ¡Maravilloso!”.
Camino




**********

“Cuanto más leí más quería, hasta que se terminaron las páginas... ¡Feliz!”.

Rachel




**********

Cuando llegó a mis manos la segunda novela de Clara Asunción García (1968), me imaginé por un momento que sería la continuación de la anterior. Y es que El primer caso de Cate Maynes nos presentaba a un personaje -la susodicha detective- con mucha enjundia (más incluso que la Micky Knight de J.M. Redmann), que hacía pensar en una futura saga de aventuras de esta joven y cínica ex policía, aficionada al sexo y al alcohol, y con un turbio episodio en su pasado... Vale, son muchos de los tópicos del género, pero llevados al terreno lésbico y hábilmente combinados, lo cual es menos frecuente (y, la verdad, una tipa que define paja como "proceso amatorio unicelular" tiene su aquel, ¿no?). Digamos ya que sabemos que la escritora ilicitana está trabajando en esa segunda parte que, obviamente, no es el libro que hoy nos ocupa: esperaremos pues. La perfección del silencio es una ‘historia de amor'. Ni más ni menos que una buena historia de amor entre mujeres, con algunos saltos temporales, con personajes bien perfilados que resultan interesantes, con páginas bien escritas que invitan a proseguir la lectura (aunque la trama no sea especialmente original). Estamos en una ciudad mediterránea en la que Ana y Sara comparten piso. La primera es una bisexual que busca relaciones rápidas y sin compromiso. La segunda es una "romántica incurable", en palabras de Juanepi, entrañable mariquita muy amigo de ambas: "Os acostáis y te enamoras. Si no os acostáis, te enamoras más. Si no consigues ni siquiera hablar con ella, te enamoras vía intravenosa". Sara, que ejerce de narradora en casi toda la novela, se enamora de Maca, una ejecutiva recién llegada a la ciudad. Son dos mujeres muy diferentes: Sara es transparente, Maca lleva coraza. La relación funcionará hasta que una (supuesta) infidelidad de Maca hace que se rompa. Sara no levanta cabeza, Maca se va a trabajar a Canadá pero le pide ayuda a Ana vía chat. Sabe que le ha hecho mucho ‘danyo', pero quiere recuperarla. Y Ana accede: "Pero antes quiero que te quede algo claro: fuiste una hija de puta por hacerle daño. Si te ayudo, es solo por una razón: Sara no puede olvidarte, te sigue queriendo, y llevo 6 meses viendo cómo se arrastra como alma en pena". Pero esa intermediación hará que su amistad se resquebraje, y luego... Lo dicho, una buena historia de amor, ni más ni menos.
Jaime Díaz – Shanguide 





**********


“No he podido disfrutar de las vistas del mar, ¡me he zampado enterito el libro casi sin pestañear!”.
María





**********

"Tras deleitarme con El primer caso de Cate Maynes (2011), finalmente no pude esperar más a que saliera la versión ebook de La perfección del silencio (2013) -la segunda novela publicada de Clara Asunción García-, y la compré en formato papel. Tenía claro que no era un nuevo caso de Cate, esa detective que me robó el corazón con su cinismo y particular sentido del humor, aficionada al alcohol y, como secuela, al paracetamol. No obstante, mi admiración por la prosa de esta autora y las ganas de leer más de ella (¿sería igual de buena esta segunda novela?) me impulsaron a comprarla.
En esta ocasión, Clara Asunción García nos relata la historia de amor y desencuentros entre dos mujeres, Sara y Maca. Una relación que arranca con una sonrisa en una noche aciaga, varios cruces de miradas en un pub y un reencuentro cierto sábado por la noche en el mismo local. Una relación que comienza en forma de amistad, a causa de las reservas y distancias que mantiene Maca y la falta de iniciativa de Sara. Con el paso del tiempo, esta amistad se convierte en una relación de pareja aunque sentenciada al fracaso por las mentiras y los secretos que guarda Maca sobre su pasado. Un pasado que la persigue hasta colisionar con el presente, dando al traste con la relación construida con Sara y poniendo en peligro sus vidas.
En la novela, la autora combina la descripción -sobre todo para plasmar los pensamientos de las protagonistas-, con los diálogos (en ocasiones divertidos, en otras íntimos, siempre interesantes). El lenguaje empleado es sencillo, claro, muy cuidado y especialmente elocuente (¡con qué eficacia logra conmover al expresar los sentimientos de los personajes!). La narración no sigue un orden cronológico sino que se suceden saltos entre el pasado (fragmentos relatados en flashback) y el presente, que redundan en el interés de la historia.
La perfección del silencio está narrada en primera persona básicamente por Sara, de manera que podemos conocer con profundidad los pensamientos de esta mujer sencilla y poco dada a las relaciones esporádicas; una «romántica incurable» con una sonrisa… (¡Oh, ya puedo imaginarme esa sonrisa!). Al contrario de lo que pueda parecer, no fue Sara el personaje por el que me sentí atraída (con demasiadas inseguridades para mi gusto y, en ciertos momentos, bastante intransigente con los errores humanos), sino por el de Maca -esa mujer de negocios de carácter enigmático y reservado, imprevisible en gestos, segura en apariencia, aunque atormentada por el pasado y consecuente con el mismo, que me subyugó desde el inicio.
Como no sentí afinidad por el personaje de Sara, el principio de la novela me resultó algo lento. Deseaba que el periodo de amistad terminara ya; que Sara dejara de hacerse tantas preguntas y «tomara el toro por los cuernos»; quería que aconteciera ese primer beso y la relación pasara al siguiente nivel. Y cuando al final sucedió (menos mal que no tuve que esperar mucho) y brotaron ciertos interrogantes a los cuales no sabía dar respuesta, desapareció esa sensación de lentitud en el ritmo de la narración. A partir de ese momento sentí que nada ni nadie lograría apartar mi atención de la novela.
Y si bien hubo un momento en que eché de menos conocer los pensamientos y sentimientos de Maca, una inesperada «colleja» de la autora vino en forma de pasaje narrado en tercera persona desde la perspectiva de aquella. Un pasaje que me embelesó. Y que releí. Y que volví a leer por tercera vez antes de proseguir con la lectura.
¡Qué delicia descubrir a la verdadera Maca en este pasaje! Los sentimientos que esconde, su vulnerabilidad, su amor por Sara y el significado de ese silencio que le transmite su sonrisa.
«[…] porque había conocido a una mujer que llevaba la perfección del silencio en el esbozo de sus labios. Una mujer que le había aportado serenidad, que había logrado terminar con la espiral de horas quemadas y le había hecho detenerse, desear volver a casa, desechar las palabras para cubrirse de sigilo y en el silencio encontrar la perfección, sin decir nada, transmitiéndolo todo.» (Pág. 124).
La perfección del silencio, ¡qué magnífico título para esta novela!
Todos los personajes resultan muy creíbles. No pude evitar sentir simpatía por los amigos de Sara. Ana, descarada, franca, directa y cuyo desparpajo al hablar me provocó más de una carcajada; y Juanepi, un marica «defectuoso» (¿o al final, no tanto?) de buen corazón. Tres personajes llenos de matices que, pese a sus diferencias, se complementan y se mantienen unidos prestándose apoyo ante las adversidades. Como comentario de tono menor he de añadir que me hubiera gustado mayor profundidad en la relación entre Sara y su padrastro, Tomax, especialmente tras leer cierto diálogo entre ambos.
En cuanto al desenlace, resulta del todo inesperado. En mi caso estaba tan enfocada en si finalmente Maca y Sara reanudarían la relación que, inadvertidamente, dejé de buscar respuestas a los enigmas suscitados. De modo que en el punto culminante (¡zas!), recibí la segunda «colleja» en forma de suceso insospechado…
La perfección del silencio no posee una trama muy original, pero contiene elementos más que suficientes para atrapar la atención del lector y disfrutar de unas maravillosas horas de lectura, os lo puedo asegurar.
No digo más, salvo que se comenta en los mentideros de la Villa y Corte que en el Olimpo de los autores de éxito hay reservada, a nombre de Clara Asunción García, una parcela para los próximos decenios. Ella mientras sigue tan feliz con su cerveza, su mar y su libro, y mucho más todavía desde que ha constatado que su primer libro (El primer caso de Cate Maynes), ya no es el único. 
Mi valoración: 4,5/5".


**********

"Muy distinta es La perfección del silencio, segunda novela en Egales de Clara Asunción García, la aclamada autora ilicitana de El primer caso de Cate Maynes. Pero esta vez no se trata de El segundo caso de la detective Cate, sino de una historia de amor muy de nuestros días: un amor entre dos mujeres, Sara y Maca.

Sara es librera y Maca una ejecutiva de esas que no paran de viajar por todo el mundo (y que tiene miedo a las relaciones estables). Dos personajes más (y alguno que no revelamos) ayudan a que la trama discurra de manera trepidante y muy efectiva: la autora es capaz de mezclar acción, sexo, intriga, amor y humor con una elegante y envidiable habilidad, como solo una escritora de raza sabría hacerlo.

Porque, claro, no todo es solo una historia de amor: el pasado (más que turbio) de Maca amenaza tras cada esquina. Pero dejémoslo: desde luego, en este caso, el que suscribe prefiere guardar un perfecto silencio para que el lector disfrute lo mismo que él ha disfrutado".
Elputojacktwist - Dos manzanas




**********

"Ufff... Sólo te confesaré que no paré de leer hasta llegar al desenlace... No diré mucho, para no "trolearlo"... Pero, me encanta tu estilo y tu humor, es fresco, se lee muy bien. Resuelves todos los nudos de la historia de una manera creíble e intensa a la vez.
Ahhh... Y lo más importante: emocionas, intrigas, impactas y seduces. Cuando leo, busco historias que me provoquen alguna emoción o sentimiento. Contigo voy a la segura, je."
Vinka



**********

"Me encantan aquellos libros de los que no sabes en qué lío te metes cuando empiezas a leerlos. Son libros que sorprenden, que cautivan, con los que la diversión nace de su capacidad de mantenerte en vilo de un modo constante. Cuando comienzas a leer "La perfección del silencio", tu mente parte del supuesto de que se trata de un libro lésbico y que las cosas transcurrirán dentro del plano habitual: habrá una trama amorosa entre dos mujeres, probablemente interesante, y éste será el principal ingrediente del plato.
Y así es, pero no del todo. Porque el guiso está bien trabado, aunque con especias diferentes que le dan un toque inesperado. Además de ser una buena novela de amor entre mujeres, es algo más: una inmejorable novela de intriga. Y escribir una magnífica novela de intriga no resulta nada fácil.
Sara trabaja en una librería tradicional, con el buen sabor de una tienda de siempre, que funciona con profesionalidad. Es una librería de curioso y larguísimo nombre, donde ella se encuentra feliz de la vida… laboral.
Pero Sara no está contenta en el plano afectivo-personal. Un amor intenso, pero conflictivo, le provocó graves heridas emocionales aún sin curar y de las que le está costando muchísimo reponerse.
Sara tiene una amiga fiel, llamada Ana. Ana es bisexual y se toma su existencia amatoria de un modo abierto: sin compromisos, sin rollos de enamoramientos….vamos, que se tira a quien le apetece procurando evitar que un polvo termine llevándola al altar. Últimamente tiene una chica que le dura más de lo habitual; ella la llama “pequeña zanahoria” porque es bajita y pelirroja. ¿Acabará Ana sentando la cabeza con la benjamina hortaliza? El universo amistoso de Sara se completa con el “marica imperfecto” – según su propia autodefinición- de Juanepi (contracción cariñosa de Juan Epifanio), que busca a su medio naranjo y que…quién sabe, tal vez acabe por encontrarlo. En Juanepi y en Ana tiene nuestra librera sus mejores aliados.
Una noche Ana consigue que Sara salga por fin a que le dé un poquito el aire. Sara lleva sin asomar la nariz fuera de casa o de la librería un buen montón de tiempo: está muy maltrecha y no puede evitar recordar que justo hace un año, en ese mismo local, conoció a una mujer. Aquella noche, ella irrumpió en su vida. Una mujer fuera de lo habitual; alguien que, tanto en aquel momento como ahora mismo, está por encima de lo común. Es especial: es diferente, es interesante, es misteriosa, es….Maca.
Desde aquel preciso instante, todo se ha conjurado para que Maca sea un libro de páginas ocultas para Sara. Por supuesto, esta faceta contribuye a que su interés se agudice hasta el máximo: nada hay tan fascinante como lo desconocido, aquello que no se consigue desvelar. Sus ojos son profundos, oscuros, hermosos, y parecen guardar un gran secreto (o quizás varios). Los ojos de Maca son actantes: brillan, se opacan, expresan lo que sus palabras no dicen…y Sara cree vislumbrar el alma de su Maca a través de ellos. Aprende a escudriñar en sus ojos, y a descubrir cuándo muestran y cuándo ocultan, aunque no sepa bien el qué. Y está invadida de temores, de dudas y de inseguridad.

Me conformaba, pero, aun así, había tratado de decírselo, de decirle que la quería, suspirando sobre sus labios las palabras que no era capaz de pronunciar. Y aunque sus besos y sus caricias sonaban también a su alma, yo no tenía la certeza, porque pensaba que era lo que yo deseaba que fuese y no lo que era en realidad. (Pág. 67)

Sara se enamora de Maca por completo, enteramente, sin posibilidad de retorno. Y acaba por creer con rotunda claridad que Maca siente el mismo poderoso amor por ella.
Pero, ¿quién es Maca? Ella es una eficiente, segura y alta ejecutiva de una importante empresa multinacional. Alguien con la mente fría de quien acostumbra a manejar la vida como si fuera un negocio: buscando rentabilidad, objetivos y beneficios.
Ahora bien, Maca muestra una curiosa debilidad que sólo descubre ante Sara. Parece que, en efecto, ha encontrado la horma de su zapato: es indudable que la fría mujer de negocios ha caído rendida al fin a los pies de su amada librera. Inician un cortejo pausado, sin prisas: comienza por una amistad que ambas saben con vocación de amor, pero se toman su tiempo.
Todo va bien, ¿no? Dos chicas enamoradas la una de la otra y la otra de la una. Perfecto. Pues no. Si la vida real no es sencilla, no lo iba a ser más la vida de la ficción. Sara sabe que quiere a Maca, aunque hay algo que sigue produciéndole una cierta inquietud, algo que no termina de definir, una especie de presentimiento.

Con todo, había algo que sí tenía claro, eran mis sentimientos hacia ella. Me sentía al borde del abismo y tan sólo deseaba que alguien me empujara. (Pág. 51)

Para ponerle más pimienta a la trama, el pasado de Maca empezará a invadir la existencia que quiere compartir con Sara. Y será una invasión potente, dañina y difícil de repeler, como la de los hunos. Entonces Sara vuelve a tener dudas. A ver, lógico: tu novia se comporta de forma extraña, recibe llamadas enigmáticas que no aclara, anda como espíritu perdido en el monte de las ánimas… ¿quién no empezaría a tener sospechas de que algo no cuadra en la relación?
Para colmo, las reservas de nuestra librera toman forma real cuando pilla a otra mujer en circunstancias verosímiles de haberse acostado con Maca. Claro está, una traición así no es fácil de perdonar a priori. Maca jura y perjura que no hubo acostón. Pero quien miente una vez, miente ciento. Dicen que la fe mueve montañas, pero mucha fe hace falta para creer ciertos argumentos sin prueba alguna que los sustente ni evidencia que contradiga lo que tus propios ojos han visto.
A partir de ese momento, justamente lo que sucede es el partir (en varias facetas: parten porque parten peras, Maca parte lejos para no agobiar a su doliente novia, y todo acaba partido). Pero lo último que se pierde es la esperanza…y el contacto.
Lo que no tiene explicación puede tenerla. Lo que parece traición puede ser otro asunto. Lo que vimos a una luz, tal vez lo vimos mal; la realidad se vislumbra a través del color del cristal con que se mira. Maca oculta cosas, tal vez por una buena razón, tal vez por intereses bastardos. Sara está desorientada, perdida, enamorada y desconcertada. Y sobre todo muy dolida. Pero no puede negarse a la evidencia: sigue queriendo a Maca con todo su corazón.
Ahora bien, le resulta innegable que no es inteligente volver con ella. Atención a la cita, porque lo del amor “enjaulado” y “peleón”, me ha encantado:

No tenía sentido negármelo a mí misma, porque sí, sentía el amor dentro de mí, enjaulado, peleón. Seguía queriéndola, no podía evitarlo.

Llegadas a tales extremos no hay punto de unión posible, ¿o sí?
El secreto de Maca ha caído como un obús en la mitad de la relación y parece haberla destruido. Pero nos queda la intriga. ¿Sabremos qué ha pasado en realidad? ¿Será la verdad el bálsamo que necesitan Maca y Sara para reconstruir su amor desde los escombros? Y, lo más urgente, ¿saldrán vivas de esta? Porque, hay que advertirlo, se enfrentarán a un serio peligro….de muerte.
La narración comienza “in media res” y eso permite que nos adentremos en la trama con ciertos datos que nos hacen anticipar el desarrollo de la historia. Esto funciona muy bien porque –y tal recurso va a ser una constante en la novela- sin que lo advirtamos, se nos proporcionan píldoras de información que finalmente resultarán muy valiosas. Los diálogos son numerosos y muy ágiles. Cumplen su cometido de dotar a los personajes de un modo de expresión directa: hay que dejarles hablar por sí mismos. Como recurso narrativo a destacar, sin duda el uso de la transcripción literal de los correos electrónicos. Funciona muy bien para el fin que fue concebido.
El sexo está tratado de un modo explícito, sin rodeos. Encontramos, de hecho, varias escenas de sexo bastante largas y detalladas, teñidas de fuerte lubricidad. Ahora bien, evitando siempre recurrir a lo manido y a las expresiones desgastadas. Se observa una gran habilidad para evitar las descripciones rutinarias, hay expresiones nuevas y un modo de narrar las escenas amorosas lleno de carnalidad, pero enriquecida con un ingrediente emocional muy poderoso.

Se colocó sobre mí y empezó a tocarme con delicadeza, como si sus manos fueran instrumentos y yo una melodía que ejecutar. (Pág. 75)

Es una lujuria fruto del amor, ya sea en su forma de pasión, ya sea de su nostalgia, o del dolor por creer haberlo perdido. Pero siempre el amor es el que conduce al sexo, el sexo es continuamente una expresión de amor.

Guié su mano sin vacilación y ella me penetró con facilidad, tan rápidamente que no pude evitar un suspiro prolongado, que se confundió con el suyo. Creo que estaba tan conmocionada como yo. Había una carga de infinita nostalgia en lo que estábamos haciendo. Cerré los ojos. (Pág. 199)

De todas estas virtudes hay que hablar, lógicamente. Pero, si tengo que centrarme en por qué me parece muy recomendable esta novela, no tengo ninguna duda: la intriga.
Es una novela de amor, pero con el aliciente de contar con una sorpresa tras cada esquina. Está llena de imprevistos y de golpes de efecto sabiamente administrados: aparecen en el punto de desarrollo de la novela más óptimo posible. No hay reposo, cuando pareces estar en terreno conocido y fiable, surge lo inesperado. Como en una montaña rusa, la autora elige cuándo desconcertarte, cuándo subes, cuándo bajas y cuándo te despeñas directamente. Y se empeña en hacerte disfrutar de la intriga una y otra vez, logrando sobresaltarte justo cuando ella quiere.
Ya dije que desde el mismísimo comienzo hay síntomas que nos hacen sospechar que no es oro todo lo que reluce, que las apariencias engañan, que hay un misterio, que algo no va bien…y esas inquietudes planean en la atmósfera narrativa de una manera constante. Como en toda buena novela de intriga (y desde mi punto de vista “La Perfección del Silencio” lo es), las pistas hay que dejarlas esparcidas por aquí y por allá. Quien lee el libro se va encontrando miguitas – como las de Pulgarcito- con las que encontrar el camino. No hay engaño, no se oculta nada, sólo es que estaba delante de tus narices y no supiste verlo. Y la última sorpresa, ya lo anticipo, es apoteósica: no la ves venir, ni de lejos ni de cerca. Aparece, súbita e inesperada, y te deja fuera de combate.
Completamente recomendada, señoras. Podéis sumergiros sin reparos en esta grandísima historia de amor con peligro incluido (peligro en serio, de los que dan miedo de veras), y llegar hasta el fondo de lo que significa "La perfección del silencio".

Pero ahora volvía a tener miedo de nuevo, porque había conocido a una mujer que llevaba la perfección del silencio en el esbozo de sus labios. (Pág. 125)

Disfrutadla, si os apetece". 

Havingdrink - Lesbicanarias

****

 "Un Libro sensible, original, sorprendente .. La perfección del silencio...qué magnifico título!!! Me he quedado atrapada desde el principio hasta el final".
Socorro M.


****

 (...) "Los giros en la trama, en algún momento inesperados y desesperantes, me han parecido fantásticos ya que dotaban a la lectura más frescor aún del que ya tenía".
Elena S. D.

****

 (...) "Comencé a leerlo pensando q sería el clásico libro con su historia predeterminada y logró sorprenderme y atraparme gratamente. Cuando terminas de leerlo ves q todas las piezas encajan a la perfección".

Vero  - Lesbicanarias 

****

  "Wow fantástico libro, mi chica lo trajo a casa el lunes y el martes por la noche terminé de leerlo.Quizás esperaba un final más “intenso” pero aún así me ha encantado, lo recomiendo sin lugar a dudas".
Raquel - Lesbicanarias


****

  "Un imprescindible. Es un soplo de aire fresco en una literatura, por desgracia, repetitiva y en la que sorpresas tan agradables como este libro, te da esperanza".
Mz - Lesbicanarias

****

  "La he acabado hoy mismo, la compré hará cosas de un par de semana en amazon, simplemente 100% recomendable, divertida, romántica y llena de intriga".
Carli - Lesbicanarias


****

  "Un magnifico libro, me lo leí en una tarde y ahora estoy como... ¿Que hago con mi vida?, okay, esta bien... exagero. Pero quiero decirle que creo una muy buena obra y estoy encantada, me enamore de lo que se profesan ese par y me quede de piedra con ese tormentoso suceso que les ocurría. Casi le estaba cogiendo rabia a Sara, ya que a mi parecer Maca es todo un amor, jodida, pero un amor. Solo me resta decirle ¡ME ENCANTO!, espero toparme mas adelante con otro libro suyo, tenga un buen día".
Dani - Lesbicanarias



****

 "Entretenida y cautivante.
Buena trama, aunque me pareció demasiado corta".
Melissa - Amazon

****

 "Muy buena trama".
Juana - Amazon

****

 "Hay una forma interesante de abordar el tema del amor en medio de todas las imperfecciones humanas , viéndolo sin ningún tipo de idealismo, simplemente humano.
Agustina R. - Goodreads

****

(...) "La historia es entretenida, romántica desde mi punto de vista (cosa que me encanta), y fácil de leer. Enseguida entras en la historia (...) no puedes dejar de leerla. Me la terminé en unas 4 o 5 horas."
Web "Les y otras hierbas"

***

   "Fue el primer libro que leí de esta autora y le tengo un cariño especial ya que me permitió ingresar al "mundo" de las historias de Clara. Si bien tiene muchas cosas que podrían considerarse habituales en este género no deja de sorprender y de atraparnos en su telaraña tan hábilmente tejida por la pluma de la autora. Si te gusta el género es un libro que no podes dejar de leer, de seguro te atrapará y no te sentirás defraudado, por el contrario, vas a querer más." 
   



No hay comentarios:

Publicar un comentario